#TESTIMONIO: CLUB RUEDAS

#TESTIMONIO: "El método es muy efectivo, Sólo trabajando de esta manera se reduce la inmensa incertidumbre que rodea iniciar una startup"

Hoy presentamos el caso de José Ugaz La Rosa quien es el participante más veterano del primer Programa de City Incubators que acaba de finalizar en mayo de 2016. Con 56 años de edad y una experiencia de más de tres décadas en las especialidades de marketing y comunicación, José es líder del proyecto “Club Ruedas”, un espacio para ofrecer servicios integrales para los automóviles, donde el protagonista es el cliente quien al final disfruta de su vehículo al máximo. 

José nos cuenta cómo fue su paso por el programa:Estos meses de intenso trabajo han sido sumamente productivos. He aprendido muchas cosas y he tenido que desaprender otras. Por ejemplo, he dejado de lado el proceso de desarrollo tradicional, que incluía planes de negocio complejos, para dar paso a una metodología más dinámica y ágil, la de aprender sobre la marcha, diseñando y probando, modificando y volviendo a probar una y otra vez. Esta es la experiencia de una 'lean startup': identificar a sus clientes, conocer sus problemas y necesidades y diseñar las soluciones que mejor satisfagan sus expectativas y solucionen sus problemas. En resumen, validar un modelo de negocio" menciona José Ugaz.

Durante el programa, el proyecto de José tuvo ciertas dificultades al momento de definir su modelo de su negocio. "El programa de City Incubators me ha permitido confirmar que una buena idea puede ser un gran punto de partida, pero por sí sola no es suficiente para generar un emprendimiento exitoso. Tanto o más importante que la idea, es conformar un equipo multidisciplinario, porque es la mejor manera de acelerar el proceso de desarrollo y lanzar prototipos o productos mínimos viables lo antes posible”, nos comenta José.

A lo largo del programa City Incubators, José y los demás participantes tuvieron la oportunidad de llevar a cabo un laborioso proceso de validación de hipótesis, las cuales tuvieron que reformular una y otra vez. Asimismo, establecieron un sistema de medición para generar métricas que validen científicamente sus hipótesis. "Mi proyecto ha tenido varias modificaciones desde la idea original. Pero siento que estos cambios lo han hecho más atractivo y le han dado un mayor potencial”, afirma José con entusiasmo.

Nos cuenta José: “Decidí inscribirme porque tengo muchas ideas y siempre he tenido la inquietud de desarrollarlas y hacer realidad mi propio negocio. City Incubators me enseñó a transformar una gran idea en un negocio escalable”, quien no tuvo inconvenientes en adaptarse fácilmente al grupo de participantes del programa de City Incubators de Lima Centro, los cuales en buena parte son jóvenes y poseen un perfil tecnológico.

Todos los participantes del programa de City Incubators coinciden en que se trata de una experiencia altamente recomendable para desarrollar y potenciar el espíritu emprendedor. "El método es muy efectivo. Sólo trabajando de esta manera se reduce la inmensa incertidumbre que rodea iniciar una startup. Esto no es igual que iniciar una empresa tradicional. Finalizada la etapa de incubación de su proyecto, José está convencido de las bondades del programa.

"Los emprendedores de esta primera generación para alcanzar los resultados esperados tuvieron un soporte fundamental como han sido Álvaro, Miguel, y los demás mentores de City Incubators, quienes con su experiencia y conocimientos nos han apoyado a lo largo de todo este proceso y nos han dado las herramientas para transformar una gran idea en un gran negocio. Ellos han sabido orientarnos con sus consejos, pero sobre todo nos han alentado a no desmayar y a seguir creyendo firmemente en nuestras posibilidades”, asevera José.

¿Quisieras formar parte de una siguiente generación de emprendedores? → ¡Postula aquí!

#TESTIMONIO: OJO VIAL

#TESTIMONIO: "EN CITY INCUBATORS APRENDERÁS QUE LA REALIDAD ES ALGO MUY DIFERENTE A LO QUE ESTÁ SOBRE EL PAPEL"

Por: Paul Izquierdo

Como emprendedores, nuestra experiencia viene dada por una constaste lucha por sacar adelante los proyectos que hemos venido realizando a lo largo de 3 años, entre ellos ProfesorX.com, un portal para la búsqueda de profesores particulares, MisCondolencias.com, un portal para venta online de arreglos fúnebres, y ahora enfocados a dar el todo y apostar por Ojo Vial, una aplicación que busca un cambio cultural en lo referente al respeto de las normas de tránsito, brindar las herramientas a las autoridades para sancionar a los malos conductores y aprovechar la oferta de grúas en el mercado.

Nuestra necesidad de dar a conocer nuestro proyecto y de esa manera salir al mercado nos llevó a postular a diversos concursos pensando, como todos, que nuestro emprendimiento sería el ganador. Sin embargo nos dimos cuenta que no era así y que faltaba algo más, por lo que iniciamos una búsqueda de instituciones o empresas que puedan asesorarnos en nuestro tipo de emprendimiento, que se encontraba en una etapa temprana. De esa manera llegamos a City Incubators, pasamos por la fase de pre-incubación al igual que otros 100 emprendedores, y finalizando esta etapa nos pusieron a todos un reto: Teníamos 3 semanas para mostrarles qué resultados podíamos conseguir por nuestra cuenta utilizando lo aprendido.

Asumimos el reto y trabajamos duro para mostrarles resultados tangibles, y ellos vieron en nosotros el potencial como solución innovadora, como equipo y nuestras ganas de llevar nuestro proyecto a la realidad, y fuimos seleccionados para unirnos junto con otros equipos a participar en el programa de incubación.

Allí aprenderás, antes que nada, que debes estar dispuesto a sacrificar muchas horas de tu tiempo, concentrarte en validar tu idea, perder el miedo de contactar a tus potenciales clientes o usuarios, indagar sobre sus necesidades; de esa manera no sacarás al mercado un producto que nadie quiere comprar o que nadie va a utilizar.

También te darás cuenta que el ser emprendedor es un camino de aprendizaje continuo en el que deberás desarrollar tus habilidades, recibir opiniones, consejos, reaccionar rápido y conseguir el mejor equipo de trabajo para lograr el éxito con el proyecto por el que estás apostando.

A ti emprendedor te recomiendo lo siguiente y que lo tomes en cuenta en base a lo que hemos aprendido:

1.    El éxito de una innovación está condicionado por la aceptación que tenga en el mercado. No importa tanto si a ti te gusta, importa más que le guste a tus clientes.

2.    Llevar las ideas a práctica requiere bastante trabajo y disciplina para cumplir con los objetivos propuestos. Si vas a emprender, que sea a tiempo completo.

3.    Un buen modelo de negocio por sí solo no garantiza el éxito del emprendimiento, se requieren considerar varios factores que influyen en el avance y deben ser medibles.

4.    Tener mentores que ya hayan recorrido el camino es vital para corregir los errores de manera rápida y replantear las estrategias a seguir.

5.    El trabajo en equipo es uno de los pilares para el éxito de cualquier emprendimiento, así también el compromiso de todos los integrantes con los objetivos.

Cuando inicies tu etapa de incubación con Álvaro y Miguel en City Incubators aprenderás metodologías y estrategias para llevar adelante tu proyecto, conocerás las experiencias de otros emprendimientos que también han pasado por lo mismo, sus éxitos, fracasos y las lecciones que ellos han aprendido. Otra de las lecciones que aprenderán es que ustedes mismos deberán realizar todo el circuito de sus proyectos y vivir la experiencia de uso del producto que ofrecen, y de esa manera se darán cuenta que la realidad es algo muy diferente a lo que está sobre el papel. Debemos conversar con la mayor cantidad de personas para validar la idea, que prueben tu producto y recibir la retroalimentación ya que de allí surgirán los ajustes necesarios para lanzar la primera versión de tu emprendimiento.

Ahora, con nuestro equipo ya estamos en negociaciones con la Municipalidad Distrital de San Borja para desplegar operaciones, y no hay duda de que nos ha servido todo lo aprendido en estos meses de incubación.

Y como consejo final te decimos que nunca debes desistir, debes ser constante y dedicarte al 120% para sacar tu proyecto adelante, de otro modo nadie lo hará por ti, ni ganando concursos ni premios. Es uno mismo quien debe adaptarse y moverse rápido para lograr que su emprendimiento tenga éxito, y sin duda tener un apoyo como el de City Incubators ha permitido un crecimiento mucho más acelerado. Lo recomiendo a todos los emprendedores. → ¡Postula aquí!

 

#TESTIMONIO: RECAPACICLA

#TESTIMONIO: "La experiencia, logros, conexiones, así como el apoyo y dedicación que
City Incubators te ofrece definitivamente van a hacer la diferenciA"

Por: Liliana Vásquez de Otero

¿Has escuchado de City Incubators? Puede ser que no. Yo tampoco sabía qué era, quiénes eran o qué hacían… y ahora quiero contarte mi experiencia que, como descubrirás, es un poco diferente a las de los demás emprendimientos que han sido incubados.

Si estás leyendo esto es porque seguramente estés pensando en iniciar un proyecto o tienes un negocio que quieres que crezca…O quizá tienes un trabajo estable pero hay algo que siempre fue tu pasión y nunca te diste la oportunidad de dedicarte a ello.

En mi caso, conocí a Alvaro Zárate –fundador de City Incubators– en la UPC, fue mi profesor de Plan de Negocios casi al finalizar mi carrera de Administración. A Álvaro le gusto nuestro equipo y en verdad creo que hacíamos un excelente trabajo en equipo y nos complementábamos bastante bien. Por ello, nos invitó a postular con nuestro proyecto Recapacicla, un intermediario B2B entre empresas, recicladores, y mayoristas de material reciclable. Luego de un gran aprendizaje y esfuerzo fue que logramos quedar entre los ganadores e ingresamos a la fase de incubación de 4 meses.

¿Qué aprendimos?... o mejor dicho, ¿qué aprendí?

A ver, uno de mis principales aprendizajes fue comprobar una de las primeras lecciones de Álvaro y Miguel: “La base principal de un proyecto de emprendimiento es el equipo”.

Mi equipo había funcionado perfecto mientras hacíamos trabajos de la universidad, porque eran parte de nuestras obligaciones en la carrera; sin embargo, en ese momento mis compañeros tenían empleos que les absorbían muchísimo tiempo y yo era la única que había dejado de trabajar. Pensé que podría “jalarlos” y convencerlos para trabajar juntos: Gran error. El equipo debe estar convencido de que quiere y puede trabajar, que le va a dedicar el tiempo necesario cada día!! Y sobre todo, que tienen las ganas de hacerlo.

Mi proyecto no se llegó a implementar más allá de la fase inicial de validación, pero tengo que aclarar que la responsabilidad fue solo mía o mejor dicho, del equipo que no funcionó. El apoyo recibido de City y también del grupo que conformamos esta “promoción” fue sumamente valioso. La asignación de tareas y los seguimientos era una constante, así como el involucramiento de todos los demás equipos, no solo aportando ideas sino conocimientos, habilidades y apoyo desinteresado. En este momento he tomado todo este aprendizaje… ¡Y estoy apostando por un nuevo proyecto!

Si eres un emprendedor no lo pienses más, decídete y apuesta por tu proyecto con el apoyo de City Incubators, la experiencia, logros, conexiones, así como el apoyo y dedicación que te ofrecen definitivamente van a hacer la diferencia…. ¡¡¡No te vas a arrepentir!!! → ¡Postula aquí!

#TESTIMONIO: KUCHARA

#TESTIMONIO: "APRENDIMOS A NO PERDER EL TIEMPO BUSCANDO LA PERFECCIÓN, Y A PREFERIR REALIZAR EXPERIMENTOS E ITERACIONES MUY RÁPIDAS EN LA CANCHA"

Por: Diego Valencia

La verdad no recuerdo muy bien cómo fue que me enteré de City Incubators. Sólo recuerdo que yo recién había regresado a Perú decidido a sacar adelante un proyecto social enfocado a jóvenes agricultores. Buscaba mil y una oportunidades de mentoría, networking, y además estaba en la búsqueda de socios; pero siendo sincero, sobre todo buscaba dinero. Dinero para poner en marcha el proyecto que más o menos tenía esbozado.

La primera vez que llegué a City Incubators fue en la City Incubator de Lima Centro, ya había llenado un formulario por la web y la primera etapa era la Fase de Inspiración. Fue una charla súper buena sobre las nuevas tendencias en el mercado, los nuevos conceptos de emprendimiento, de startups digitales, de la economía solidaria, de la escalabilidad, etc. La charla duró casi 3 horas y terminó como a las 10 de la noche, pero lo cierto es que encontré la charla súper inspiradora y reveladora.

13393229_10154246231176018_882517928_n.png

La idea del proyecto social para jóvenes agricultores con la que había llegado había cambiado muchísimo en apenas 3 horas, y cambiamos el enfoque hacia un servicio de envío de frutas a domicilio a través de los mismos agricultores. Terminada la charla sentía que ya había encontrado las respuestas, que ya tenía el emprendimiento perfecto, que me iba a volver el próximo Mark Zuckerberg. Al finalizar, los asistentes tuvimos que llenar un documento con cierta información referente a nuestros proyectos, que iba a servir para seleccionar los emprendimientos para la siguiente fase. Así que nos esforzamos en llenar el formulario y salimos del local súper ganadores. Dos semanas después, nos llegó un correo diciéndonos que no habíamos sido seleccionados, jaja.

Luego de un tiempo y posiblemente por la insistencia de mis correos, nos invitaron a participar de la 2da fase de pre-incubación en la City Incubator de Lima Sur. Nos fue bien, sin embargo luego de un tiempo nos informaron que si bien nuestra propuesta había mejorado, los proyectos que habían participado en Lima Sur no habían alcanzado la cantidad ni calidad para abrir la 3ra fase de incubación en dicha zona. Ya iba a ser nuestra segunda desilusión, pero por fortuna se abrió un cupo en la incubadora de Lima Centro y pudimos ser acoplados al grupo. Y finalmente aquí estamos el día de hoy, escribiendo un blog para la despedida del periodo Kuchara <=> City Incubators, casi 6 meses después de que todo esto iniciara.

De hecho esta es una historia mucho más larga, de aciertos, errores y aprendizajes, pero no quisiera cansarlos esta vez con mis problemas de emprendedor sino más bien contarles más de City Incubators, y particularmente de un aprendizaje que tuve ese primer día en la Fase de Inspiración.

Como diría el Cuy Mágico: “La plaaaaaata”. Estoy casi seguro de que muchos buscamos oportunidades de financiamiento, y de hecho, de repente muchos piensan que en City Incubators -una vez seleccionados- van a recibir un millón de dólares para su emprendimiento. Lo siento mucho, pero esto no funciona así. Álvaro y Miguel, los fundadores de City Incubators, me dijeron una vez: “A un inversionista muéstrale todo lo que has hecho SIN dinero. Luego, proyecta en el tiempo todo lo que podrías hacer con un poco de SU dinero, de manera que sea atractivo para esta persona invertir en tu idea”. Y déjenme decirles, esto es totalmente cierto y es de lejos el gran aprendizaje que me llevo.

Así que, amigo/amiga que está leyendo este post, deja de decir que quieres tener un emprendimiento y comienza a hacerlo ya.

En City Incubators aprendimos a no perder el tiempo buscando la perfección, y a preferir realizar experimentos e iteraciones muy rápidas en la cancha. Tu producto va a cambiar MUCHÍSIMO en sus primeros meses, por lo que es ilógico tratar de hacerlo perfecto desde el comienzo. Mientras más rápido lo hagas, mejor, más rápido te equivocas, más rápido aprendes; más rápido mejoras, más rápido tienes una idea de negocio viable y sostenible en el tiempo. En este momento aún no necesitas dinero (o tal vez sólo un poco), lo que necesitas es validar tu idea, comprobar que tu mercado está dispuesto a pagar por tu solución, que tu producto funcione y que tengas el equipo perfecto para ejecutar esa idea.

Bueno, ya para terminar, no la piensen mucho y postulen para City Incubators, no se imaginan cuánto uno puede aprender en este espacio, de la interacción con otros emprendedores, de la experiencia de los mentores y del acompañamiento que te dan antes durante y después de los 4 meses. → ¡Postula aquí!

#TESTIMONIO: XTRUCTURES

#TESTIMONIO: "CITY INCUBATORS COMPARTIÓ MI VISIÓN Y POTENCIÓ MI EQUIPO. SON GENTE MOTIVADORA QUE ENTIENDE MI TECNOLOGÍA"

Por: Guillermo Narváez

Somos Xtructures: Guillermo Narváez, Miguel Chiriboga Rodríguez, Andree Euribe y Elvis Torres, un equipo multidisciplinario con una startup basada en el Internet de las Cosas. Inicialmente nos juntamos con el fin de ayudar y divertirnos; entre los posibles proyectos relacionados a la problemática del Fenómeno del Niño escogimos el de mayor impacto: Los puentes son las estructuras más caras y prioritarias. Así con sólo una idea comenzamos a disfrutar con pasión nuestra primera hackatón (un evento que es una maratón de programación), nunca antes habíamos participado de esta clase de eventos pero sentimos la necesidad de ayudar. Se presentaron muchísimos equipos pero teniendo el objetivo claro trabajamos discretamente hasta llevar la tecnología a la realidad. Así ganamos el primer puesto en la Hackatón por el Fenómeno del Niño con un proyecto de estructuras inteligentes para puentes.

Si bien estamos actualizados tecnológicamente, nunca nos asomamos por el ecosistema de emprendimiento e innovación pero sentíamos que el proyecto debía continuar y nos faltaba algo que lo encamine. Nos informamos del programa City Incubators y postulamos, la pre-incubación con Álvaro Zárate y Miguel Burriel fue muy motivadora e ilustrativa, nos dimos cuenta que esto era lo que estábamos buscando y no lo sabíamos. Entre muchos proyectos tuvimos la suerte de ser seleccionados, y hoy tenemos un proyecto bien elaborado y encaminado.

Con su mentoría muchas cosas cambiaron y ya no somos el proyecto “Puentes Perú” pues la propuesta tiene potencial a ser aplicable a otros temas y realidades. Ahora somos Xtructures y no nos restringimos al Perú ni a los puentes, y definimos el modelo de negocio que nos diferencia de los competidores globales. También encontramos formas distintas de monetizar, y aplicamos conceptos de escalabilidad, vesting para socios, lean startup, métricas, etc. que son otras formas de gestionar una startup, análogas pero con aspectos diferentes a las aplicadas en las empresas tradicionales.

Superado el diseño del prototipo, este es un proyecto de alta tecnología en el que intervienen varias Ingenierías como Civil, Electrónica, Mecánica, Sistemas e Industrial, por tanto se requieren muchas horas de desarrollo de varios ingenieros por lo cual hemos tenido semanas productivas y otras no tanto. El equipo cambió, las tecnologías también, y avanzamos mucho aún con las idas y venidas.

Si bien hay mucha metodología en el desarrollo de una startup, las experiencias son aún más enriquecedoras:

1.     Vas contra el tiempo. Los recursos en tiempo y capital son limitados para la innovación así que trata de facturar o encontrar inversionistas rápido.

2.     Un proyecto aparentemente mediocre con un equipo comprometido podrá levantar la propuesta. Sin personas comprometidas, por muy buena que sea tu idea no irás a ningún lado.

3.     Adicionalmente necesitas personas talentosas en el equipo para llevarlo a cabo. Sin esto eres presa fácil de la competencia, alguien te alcanzará, replicará y mejorará. Debes estar muy adelante antes que eso pase.

4.     Una idea podría o no necesitar tecnología, pero es seguro que siempre necesitará un buen modelo de negocio. Los que trabajamos en tecnología tratamos de evitar hablar sobre modelos de negocio y management, pero sí que son una pieza fundamental que debemos conocer si realmente queremos extraer valor a lo que inventamos.

5.     No te desanimes si alguien te dice que tu idea no es muy buena. Para crear hay que creer, encontrarás jurados y opiniones pero la única opinión que realmente importa es la de tus clientes. Ojo: Siempre escucha, asimila, pivotea, mejora y avanza.

Cuando comienzas un negocio tienes que saber de muchas cosas. Aprende del conocimiento y experiencia de los demás, apóyate en los que ya pasaron por donde tú caminas. Una red de mentores y personas que te apoyen como la que tiene City Incubators te potenciará.

City Incubators compartió mi visión y potenció mi equipo con lo mejor del ambiente innovador, reuniones periódicas en base a cuantificación de métricas y le dio el ritmo de trabajo a mi proyecto. Son gente motivadora que entiende mi tecnología.

Así que no esperes más, dale con fuerza a tu proyecto, vive la experiencia y POSTULA AL PROGRAMA! → ¡Postula aquí!  

#TESTIMONIO: NOOBE

#TESTIMONIO: "UNA DE LAS EXPERIENCIAS MÁS VALIOSAS HA SIDO TRABAJAR JUNTO A OTROS EMPRENDEDORES QUE ESTÁN PASANDO POR DESAFÍOS SIMILARES" 

Por: Irina Ávila

Somos Irina Avila, Jinme Mirabal y Tito Luyo, fundadores de Noobe.

Noobe es un dispositivo electrónico que detecta la presencia de gases tóxicos en el ambiente para facilitar la toma de decisiones para el cuidado de la salud. El aparato obtiene datos geolocalizados por medio de sensores para mostrar en forma gráfica la información y está diseñado para instalarse en bicicletas, motocicletas y otras unidades de transporte público.

Este fue el proyecto que presentamos a la convocatoria de City Incubators a fines de 2015, y al ser seleccionados no imaginábamos todos los conocimientos y experiencia que obtuvimos para empezar a convertir en realidad nuestro emprendimiento. Recordando las primeras recomendaciones de nuestros mentores: “No esperes a que lleguen los clientes, sal a buscarlos, sal a conocerlos, haz que amen el producto” y “No dejes de mejorar tu producto, cada día es una oportunidad de mejorar algún detalle…”,  después de tantos intentos podemos decir que fueron muy eficaces para persistir y no morir en el intento, hasta que por fin conseguimos nuestro primer cliente.

Cuando iniciamos, dadas las capacidades técnicas del equipo nos fue fácil construir el primer prototipo, y pensamos que con solo tener la tecnología el resto no sería tan complicado. Muy entusiasmados iniciamos la validación de la propuesta y con ella las primeras desilusiones, pues no estaba enfocada en el uso sino mas bien en muchas posibilidades técnicas que ofrecía el producto, y tuvimos que darle muchas vueltas al modelo. En estos cinco meses muchas trabas aparecieron y fuimos descubriendo nuestras limitaciones, principalmente en la falta de formación y habilidades empresariales. Afortunadamente, avanzamos gracias a varios factores:

- Las fortalezas de nuestros mentores que cada día se preocupaban en cómo podían ayudarnos.

- La colaboración mutua que nos dimos entre los equipos incubados. Por más que fuéramos proyectos muy distintos entre sí, creemos que una de las experiencias más valiosas del programa ha sido trabajar junto a otros emprendedores que están pasando por desafíos similares.

- Las oportunidades brindadas por City Incubators para contactar con actores destacados del ecosistema. Las conexiones te abren puertas y te ahorran muchísimo tiempo.

De todo lo visto, siempre habrá aprendizajes que no se pueden asimilar hasta que se experimentan, pero con la oportunidad de compartir lunes a lunes la entrega y compromiso de nuestros mentores sin duda hemos interiorizado profundamente esto que nos repiten todo el tiempo sobre “ser un fanático en lo que haces y buscar la excelencia”. Gracias Álvaro y Miguel.

Invitamos a todos los emprendedores a postular y competir por un lugar en City Incubators. ¡Es una increíble experiencia!  → ¡Postula aquí!

 

 

 

 

#TESTIMONIO: Wiñay Wayna

#Testimonio: "Con City Incubators ampliamos nuestra red de contactos y logramos incrementar nuestros clientes en más de 100%"

Por: Jean-Baptiste de Tourris

¡Hola! Me llamo Jean-Baptiste de Tourris y en esta oportunidad quiero compartirles sobre cómo inició mi emprendimiento llamado Wiñay Wayna (En quechua: eternamente joven) que es una empresa social que apoya a emprendedores sociales en Perú y América Latina.

Yo soy francés y a inicios de Mayo de 2015 estaba cursando mi último semestre de estudios en un intercambio estudiantil en la Universidad de Lima, y trabajando en mi tesis sobre emprendimiento. Allí me di cuenta de las grandes oportunidades que existe en el Perú, principalmente porque hay muchas personas que desean emprender un negocio y pocos logran concretarlo de manera sostenible y escalable.

Justamente estudiando en la Universidad de Lima, conocí a mi actual socio Jorge León, colombiano, con quien nos lanzamos a la aventura de crear una empresa social con mucha ilusión y esfuerzo. Ambos tenemos la certeza que cada persona posee un gran potencial y que puede unir dos áreas como son la pasión y el trabajo. Esto último permite que ellos se sientan bien consigo mismos y, por ende, empoderados para generar un impacto positivo en sus propias familias y en la sociedad. Sin embargo, aún faltan espacios para tomar conciencia de su potencial y de su responsabilidad frente a la sociedad.

Por tal motivo, a partir de Julio 2015, decidimos realizar el primer testeo del proyecto durante 2 meses. Fue crucial para nosotros concertar reuniones con varias empresas, con el objeto de obtener nuestros primeros feedbacks y valorar la viabilidad del proyecto y definir cuáles serían los próximos retos que teníamos que cumplir. Finalmente, tomamos la decisión de formalizar nuestra idea de negocio y quedarnos en el Perú a pesar de ser ambos socios extranjeros. Esto fue muy rápido y emocionante para nosotros porque luego de crear la empresa legalmente empezamos a tener negocios interesados en nuestros servicios.

Ya en Octubre 2015 postulamos a City Incubators, principalmente porque pensábamos que era una oportunidad única para desarrollar nuestro negocio con el apoyo de expertos en innovación y emprendimiento. Efectivamente, hemos tenido una experiencia muy enriquecedora e interesante, sobre todo en los momentos clave que hemos tenido que afrontar.

Al inicio no teníamos experiencia en este rubro, sin embargo, ya contábamos con personas interesadas en el servicio pero teníamos una conversión de clientes muy baja. Felizmente, analizamos la situación con los mentores de City Incubators y pudimos cambiar la situación y vender el servicio que ofrecemos.

La primera vez que nos juntamos con Miguel y Álvaro no habíamos vendido nada a ningún cliente. Incluso, durante la venta de nuestro primer servicio llegamos a perder dinero, ya que tomamos demasiados riesgos. Gracias a los talleres y el acompañamiento semanal de City Incubators logramos cerrar ventas y revertir esta situación, a tal punto que para Febrero de 2016 logramos incrementar nuestra cantidad de clientes en más de un 100% y ya no hemos vuelto a perder dinero.

Antes de conocer a City Incubators queríamos ampliar nuestra red de clientes pero no sabíamos cómo hacerlo. Hoy, tenemos diferentes tipos de clientes: emprendedores, universidades, organismos del estado y empresas. Todos confían en nosotros, por el buen trabajo que realizamos y por el respaldo que tenemos de organizaciones de alto nivel, como lo es City Incubators.

Lo más seguro es que sin el apoyo de ellos, la empresa hubiera fracasado en Febrero 2016. Hoy, tenemos muchos retos que cumplir, pero facturamos cada vez más cada mes. ¡Estamos creciendo!

Contar con mentores cada semana es una ayuda saludable. Hoy podemos decir que City Incubators ha sido una nuestras mejores experiencias como empresa y nuestro mejor aliado para que crezca nuestro negocio.

Los aprendizajes que nos llevamos:

1.  Nunca debes tratar de crear un emprendimiento solo. Es demasiado difícil y puede hacerte perder mucho tiempo y debilitar tu autoconfianza.

2.   Es muy importante que te sigas formando cuando estás creciendo: Leer, encontrar otras personas, aprender, aprender y aprender.

3.   Debes tener confianza en ti mismo. Es más importante que lo que puede decir la gente. Pero también es importante ser humildes y no cerrarte en tus propias ideas.

4.  La empresa no tiene que darte gusto a ti, sino a tus clientes.

5. El fracaso es parte del camino emprendedor. Cuando entiendes eso, es más fácil aceptarlo, aprender de él y seguir adelante.

City Incubators es un programa que no te puedes perder, ¡Lo recomendamos a todos los emprendedores!  → ¡Postula aquí!

¡Bienvenidos!

Por: Álvaro Zárate

Hola! Te damos la bienvenida a esta locura. A fines de 2014 fundamos Waves con Miguel Burriel y Paul Bragiel. Waves es una aceleradora de negocios, lo que significa que vamos por Latinoamérica en busca de startups innovadoras en etapas tempranas. Si encontramos empresas con mucho potencial, invertimos un monto de capital semilla (entre $20,000 y $100,000) y les damos acompañamiento intensivo a cambio de un % de sus acciones.

Sin embargo, nos encontrábamos en problemas cuando teníamos que buscar propuestas dentro del Perú, país en donde Miguel y yo vivimos. Se trata de un país muy rico y creativo con más de 3 millones de emprendimientos, mas con un contado número de startups en marcha y con tracción en el mercado. El contraste demostraba que algo faltaba en materia de innovación en la base de la pirámide y, medio entre juego y side-project, nos pusimos a pensar en qué oportunidades traía este panorama y qué soluciónes podría encontrársele.

Cuando Miguel piensa mucho hace cosas como estas (sí, es de ese tipo de profesores).

El Experimento

Siendo ambos profesores de negocios en la universidad, encontramos que en las aulas podíamos correr algunos experimentos con nuevas metodologías diseñadas para un público que aún no conocía sobre el mundo startup. Muchos de nuestros alumnos son del programa working adults (ejecutivos que buscan concluir una carrera) y varios son emprendedores con años de experiencia, lo que nos permitía entablar contacto continuo con profesionales de perfil muy interesante.

Lo que siguió fue un caso de estudio. Apenas los estudiantes interiorizaban conceptos lean y de escalabilidad y trabajaban bajo estos métodos, eran capaces de diseñar un modelo de negocio innovador y replicable, diseñar un prototipo, validarlo y finalizar con clientes reales. En menos de 4 semanas.

Entonces validamos que la problemática puede ser resuelta si nos exponemos a un cambio de mentalidad y abrimos nuestra mente para experimentar y fallar. Llevamos a cabo el experimento en diversos contextos hasta encontrar la manera más adecuada de convertirlo en algo que genere gran impacto social, y conseguimos un fuerte apoyo de municipalidades e instituciones del estado como el Ministerio de la Producción para implementar un programa de largo aliento para el país.

 

Hipótesis validada

Las City Incubators son entonces una red de incubadoras de negocios soportada por municipalidades y gobiernos regionales que brinda gratuitamente a los ciudadanos un programa de entrenamiento y mentoría para transformar sus emprendimientos de enfoque tradicional en startups escalables, de alto impacto y apoyados por la tecnología.

El programa es abierto para todos, pero hay un especial foco en captar emprendedores tradicionales que ya tienen un negocio en marcha. Hablamos de personas con años de experiencia y que saben lo que es sacrificarse e invertir, pero que aún no han tenido exposición a las oportunidades que brinda la tecnología, a metodologías para diseñar un modelo de negocio escalable ni a herramientas para validar la adopción del mercado tal y como lo hace una startup. Así que sí, estamos planteando transformar mypes en startups, y eso es un reto nuevo.

Sabemos que es un terreno poco explorado para nosotros. Miguel y yo trabajamos juntos en Startup Academy, un programa de entrenamiento y mentoría para emprendimientos tecnológicos. Debemos haber visto más de 450 startups allí y unas 100 más en la universidad y por tanto, estábamos acostumbrados al lenguaje técnico y académico y a relacionarnos con emprendedores más jóvenes con mentalidad startup. Esto significó un desafío cuando comenzamos con nuestra primera prueba de concepto en el sector de Lima Norte con la primera incubadora de la red.

El alcalde de la Municipalidad del distrito de Los Olivos, al norte de Lima, fue buena onda al ofrecernos sus recursos para desplegar la incubadora de Lima Norte. Uno de sus recursos más divertidos es un muñequito de olivo!

Luego de un proceso de pre-incubación en talleres intensivos con 100 participantes, se seleccionaron 10 startups para el proceso de incubación de cuatro meses. Los resultados fueron muy poco convencionales y llamaron mucho la atención, se trata de emprendedores que en un taller de 2 días cambiaron su mentalidad y generaron radicales e intersantes cambios en el enfoque de sus propuestas.

 

CUATRO incubadoras Y 40 STARTUPS para fin de año

La Municipalidad Metropolitana de Lima viene apoyando mucho desde su gerencia de desarrollo económico, y gracias a ello de un día para otro hemos sumado 15 locales en 11 distritos que funcionarán como espacios de coworking o de trabajo colaborativo para libre uso de los emprendedores incubados, y nos brindan el alcance suficiente para llegar a los empresarios de mypes que más puedan necesitar de algo como esto para reinventarse.

Y así es como el compromiso está hecho en abrir un total de cuatro incubadoras en diferentes zonas de la ciudad. Se realizarán los respectivos procesos de pre-incubación y, si encontramos un nivel adecuado, se seleccionarán 30 startups más para finales del 2015. El objetivo es trabajar cada año con más de 1,000 emprendedores y seleccionar a por lo menos 40 startups para el proceso de incubación.

De seguro que aprenderemos muchas cosas inesperadas en el camino. Cuéntanos qué piensas, ¡esperamos conocerte pronto!