#TESTIMONIO: Wiñay Wayna

#Testimonio: "Con City Incubators ampliamos nuestra red de contactos y logramos incrementar nuestros clientes en más de 100%"

Por: Jean-Baptiste de Tourris

¡Hola! Me llamo Jean-Baptiste de Tourris y en esta oportunidad quiero compartirles sobre cómo inició mi emprendimiento llamado Wiñay Wayna (En quechua: eternamente joven) que es una empresa social que apoya a emprendedores sociales en Perú y América Latina.

Yo soy francés y a inicios de Mayo de 2015 estaba cursando mi último semestre de estudios en un intercambio estudiantil en la Universidad de Lima, y trabajando en mi tesis sobre emprendimiento. Allí me di cuenta de las grandes oportunidades que existe en el Perú, principalmente porque hay muchas personas que desean emprender un negocio y pocos logran concretarlo de manera sostenible y escalable.

Justamente estudiando en la Universidad de Lima, conocí a mi actual socio Jorge León, colombiano, con quien nos lanzamos a la aventura de crear una empresa social con mucha ilusión y esfuerzo. Ambos tenemos la certeza que cada persona posee un gran potencial y que puede unir dos áreas como son la pasión y el trabajo. Esto último permite que ellos se sientan bien consigo mismos y, por ende, empoderados para generar un impacto positivo en sus propias familias y en la sociedad. Sin embargo, aún faltan espacios para tomar conciencia de su potencial y de su responsabilidad frente a la sociedad.

Por tal motivo, a partir de Julio 2015, decidimos realizar el primer testeo del proyecto durante 2 meses. Fue crucial para nosotros concertar reuniones con varias empresas, con el objeto de obtener nuestros primeros feedbacks y valorar la viabilidad del proyecto y definir cuáles serían los próximos retos que teníamos que cumplir. Finalmente, tomamos la decisión de formalizar nuestra idea de negocio y quedarnos en el Perú a pesar de ser ambos socios extranjeros. Esto fue muy rápido y emocionante para nosotros porque luego de crear la empresa legalmente empezamos a tener negocios interesados en nuestros servicios.

Ya en Octubre 2015 postulamos a City Incubators, principalmente porque pensábamos que era una oportunidad única para desarrollar nuestro negocio con el apoyo de expertos en innovación y emprendimiento. Efectivamente, hemos tenido una experiencia muy enriquecedora e interesante, sobre todo en los momentos clave que hemos tenido que afrontar.

Al inicio no teníamos experiencia en este rubro, sin embargo, ya contábamos con personas interesadas en el servicio pero teníamos una conversión de clientes muy baja. Felizmente, analizamos la situación con los mentores de City Incubators y pudimos cambiar la situación y vender el servicio que ofrecemos.

La primera vez que nos juntamos con Miguel y Álvaro no habíamos vendido nada a ningún cliente. Incluso, durante la venta de nuestro primer servicio llegamos a perder dinero, ya que tomamos demasiados riesgos. Gracias a los talleres y el acompañamiento semanal de City Incubators logramos cerrar ventas y revertir esta situación, a tal punto que para Febrero de 2016 logramos incrementar nuestra cantidad de clientes en más de un 100% y ya no hemos vuelto a perder dinero.

Antes de conocer a City Incubators queríamos ampliar nuestra red de clientes pero no sabíamos cómo hacerlo. Hoy, tenemos diferentes tipos de clientes: emprendedores, universidades, organismos del estado y empresas. Todos confían en nosotros, por el buen trabajo que realizamos y por el respaldo que tenemos de organizaciones de alto nivel, como lo es City Incubators.

Lo más seguro es que sin el apoyo de ellos, la empresa hubiera fracasado en Febrero 2016. Hoy, tenemos muchos retos que cumplir, pero facturamos cada vez más cada mes. ¡Estamos creciendo!

Contar con mentores cada semana es una ayuda saludable. Hoy podemos decir que City Incubators ha sido una nuestras mejores experiencias como empresa y nuestro mejor aliado para que crezca nuestro negocio.

Los aprendizajes que nos llevamos:

1.  Nunca debes tratar de crear un emprendimiento solo. Es demasiado difícil y puede hacerte perder mucho tiempo y debilitar tu autoconfianza.

2.   Es muy importante que te sigas formando cuando estás creciendo: Leer, encontrar otras personas, aprender, aprender y aprender.

3.   Debes tener confianza en ti mismo. Es más importante que lo que puede decir la gente. Pero también es importante ser humildes y no cerrarte en tus propias ideas.

4.  La empresa no tiene que darte gusto a ti, sino a tus clientes.

5. El fracaso es parte del camino emprendedor. Cuando entiendes eso, es más fácil aceptarlo, aprender de él y seguir adelante.

City Incubators es un programa que no te puedes perder, ¡Lo recomendamos a todos los emprendedores!  → ¡Postula aquí!