#TESTIMONIO: KUCHARA

#TESTIMONIO: "APRENDIMOS A NO PERDER EL TIEMPO BUSCANDO LA PERFECCIÓN, Y A PREFERIR REALIZAR EXPERIMENTOS E ITERACIONES MUY RÁPIDAS EN LA CANCHA"

Por: Diego Valencia

La verdad no recuerdo muy bien cómo fue que me enteré de City Incubators. Sólo recuerdo que yo recién había regresado a Perú decidido a sacar adelante un proyecto social enfocado a jóvenes agricultores. Buscaba mil y una oportunidades de mentoría, networking, y además estaba en la búsqueda de socios; pero siendo sincero, sobre todo buscaba dinero. Dinero para poner en marcha el proyecto que más o menos tenía esbozado.

La primera vez que llegué a City Incubators fue en la City Incubator de Lima Centro, ya había llenado un formulario por la web y la primera etapa era la Fase de Inspiración. Fue una charla súper buena sobre las nuevas tendencias en el mercado, los nuevos conceptos de emprendimiento, de startups digitales, de la economía solidaria, de la escalabilidad, etc. La charla duró casi 3 horas y terminó como a las 10 de la noche, pero lo cierto es que encontré la charla súper inspiradora y reveladora.

13393229_10154246231176018_882517928_n.png

La idea del proyecto social para jóvenes agricultores con la que había llegado había cambiado muchísimo en apenas 3 horas, y cambiamos el enfoque hacia un servicio de envío de frutas a domicilio a través de los mismos agricultores. Terminada la charla sentía que ya había encontrado las respuestas, que ya tenía el emprendimiento perfecto, que me iba a volver el próximo Mark Zuckerberg. Al finalizar, los asistentes tuvimos que llenar un documento con cierta información referente a nuestros proyectos, que iba a servir para seleccionar los emprendimientos para la siguiente fase. Así que nos esforzamos en llenar el formulario y salimos del local súper ganadores. Dos semanas después, nos llegó un correo diciéndonos que no habíamos sido seleccionados, jaja.

Luego de un tiempo y posiblemente por la insistencia de mis correos, nos invitaron a participar de la 2da fase de pre-incubación en la City Incubator de Lima Sur. Nos fue bien, sin embargo luego de un tiempo nos informaron que si bien nuestra propuesta había mejorado, los proyectos que habían participado en Lima Sur no habían alcanzado la cantidad ni calidad para abrir la 3ra fase de incubación en dicha zona. Ya iba a ser nuestra segunda desilusión, pero por fortuna se abrió un cupo en la incubadora de Lima Centro y pudimos ser acoplados al grupo. Y finalmente aquí estamos el día de hoy, escribiendo un blog para la despedida del periodo Kuchara <=> City Incubators, casi 6 meses después de que todo esto iniciara.

De hecho esta es una historia mucho más larga, de aciertos, errores y aprendizajes, pero no quisiera cansarlos esta vez con mis problemas de emprendedor sino más bien contarles más de City Incubators, y particularmente de un aprendizaje que tuve ese primer día en la Fase de Inspiración.

Como diría el Cuy Mágico: “La plaaaaaata”. Estoy casi seguro de que muchos buscamos oportunidades de financiamiento, y de hecho, de repente muchos piensan que en City Incubators -una vez seleccionados- van a recibir un millón de dólares para su emprendimiento. Lo siento mucho, pero esto no funciona así. Álvaro y Miguel, los fundadores de City Incubators, me dijeron una vez: “A un inversionista muéstrale todo lo que has hecho SIN dinero. Luego, proyecta en el tiempo todo lo que podrías hacer con un poco de SU dinero, de manera que sea atractivo para esta persona invertir en tu idea”. Y déjenme decirles, esto es totalmente cierto y es de lejos el gran aprendizaje que me llevo.

Así que, amigo/amiga que está leyendo este post, deja de decir que quieres tener un emprendimiento y comienza a hacerlo ya.

En City Incubators aprendimos a no perder el tiempo buscando la perfección, y a preferir realizar experimentos e iteraciones muy rápidas en la cancha. Tu producto va a cambiar MUCHÍSIMO en sus primeros meses, por lo que es ilógico tratar de hacerlo perfecto desde el comienzo. Mientras más rápido lo hagas, mejor, más rápido te equivocas, más rápido aprendes; más rápido mejoras, más rápido tienes una idea de negocio viable y sostenible en el tiempo. En este momento aún no necesitas dinero (o tal vez sólo un poco), lo que necesitas es validar tu idea, comprobar que tu mercado está dispuesto a pagar por tu solución, que tu producto funcione y que tengas el equipo perfecto para ejecutar esa idea.

Bueno, ya para terminar, no la piensen mucho y postulen para City Incubators, no se imaginan cuánto uno puede aprender en este espacio, de la interacción con otros emprendedores, de la experiencia de los mentores y del acompañamiento que te dan antes durante y después de los 4 meses. → ¡Postula aquí!